carlos tajuelo

EXPOSICIONES
    17 imágenes en: 2010 - IN PURIBUS

                              

     

       La piel como significado

     

    El desnudo del cuerpo humano ha estado sujeto a controversias

    múltiples. Desde los orígenes prehistóricos, las representaciones

    femeninas, llamadas Venus, mostraban la totalidad de su cuerpo

    en un deseo de asimilarse a lo que la Madre Tierra significaba.

    La época clásica disfrutó del desnudo masculino y femenino,

    creando la medida equilibrada que conocemos como “canon”,

    perfección absoluta, respeto nivelado entre el afuera y el adentro.

    Desgraciadamente, la Edad Media, con su teoría espiritualista de

    que sólo el alma es bella, arrinconó la placidez de los cuerpos sin

    ropa, prohibiendo en sus representaciones cualquier alusión al sexo

    o la reproducción, los cuales fueron interpretados de forma mística,

    y disimulados tras el camuflaje de formas ideológicas.

           Sería el Humanismo de los siglos XIV y XV el que dio paso a

    una concepción más sensual de la corporeidad, precedido del

    descubrimiento de la naturaleza del periodo gótico. Se realiza

    una lectura más audaz de los signos físicos, y, el desnudo, inunda

    de luz los cuadros y las esculturas, sin excluir siquiera el tema

    religioso, que costó a Miguel Angel el desprestigio de ver repin-

    tada, para “adecentar” las figuras, su obra magna en la Capilla

    Sixtina.

             Desde entonces, Occidente, con oscilaciones de una u otra

     Época, no ha vuelto atrás en su valoración de la hermosura corporal

    Y su exhibición como fuente de seguridad identitaria y de sensación

    bella y placentera. Se abunda en una verdadera geografía de la

    desnudez, en la que los cuerpos dejan de ser patrimonio espiritualista

    y caduco de la gusanera y de la muerte, para reivindicar el territorio

    del propio cuerpo como fuente indispensable de la dignidad de

    hombres y mujeres.

                  Ahora, dos jóvenes fotógrafos, Merche y Carlos, nos invitan

    con sus cámaras a disfrutar de una colección bellísima de desnudos

    que, a buen seguro, nos conmoverá por la sinceridad de sus plan-

    teamientos y por una técnica asombrosa que ellos perfeccionan día

    a día con una aplicación rigurosa al estudio de los maestros.

     

                                                                      José Luis Buendía López

    Resturante El Pecado Feb 2010
    Hotel La Casona del Arco Jul 2010

    Copyright © 2017, carlos tajuelo