alfonso infantes

EXPOSICIONES
31 imágenes en: ENCUENTROS SONOROS
Sábado, bien entrada la mañana y aquella calle inhóspita e impaciente amontona a un número de personas mucho mayor de lo deseable. Está poblada de seres humanos que pugnan por avanzar individual o colectivamente, a modo de procesionarias, en direcciones opuestas. Perdidos en sí mismos. Cualquier hueco es utilizado a fuerza de codazos, empujones, y alguna disculpa. Palabras vacías. Cruces de miradas, a veces furtivas o curiosas, pero siempre rápidas, huidizas. El sopor humano entre la muchedumbre sube la temperatura, y el frío de vivir se hace más intenso. Se puede sentir físicamente la ausencia de todas las conciencias presentes. Un sonido lejano quiere acariciar el ruido inmediato. Los gritos de los vendedores ambulantes inundan pero el alma empieza a respirar. Los pasos se aceleran esperanzadores, con otro discurrir, con un nuevo andar. El sonido es cada vez más cercano. El ritmo mágico te empieza a envolver. Ahí está. Aquí está. Y todo se detiene. La música invade la calle. Su sonrisa y la melodía que surge del instrumento contagia a quienes se han sentido atraídos. El sonido ejerce de paréntesis, de oasis misterioso y brinda alas de evasión a personas que hace tan sólo un momento eran muchedumbre. Los sentidos se rozan. Percibes reflejos de bienestar que abrigan tu ánimo. Intercambias sonrisas. Respetas espacios privados. Adviertes presencias. De pronto te sorprendes al cruzarte con el músico. Qué anhelos, qué esperanzas, qué futuro y pasado inmediato, qué le impulsa a estar ahí compartiendo anónimamente. Tu imaginación se desborda mientras le agradeces, a veces sin gesto alguno, este momento, esta recuperación de la calle como lugar de encuentro. No existen razones, pero la vida empuja e inicias nuevamente tu camino. El tiempo detenido recobra su pulso. La música empieza a atenuarse, se vuelve a dibujar el caos callejero. A medida que avanzas, la magia sonora se diluye entre el ruido que araña cada vez con más fuerza. Algo ha cambiado. CARMEN MOLINA MERCADO
Copyright © 2017, alfonso infantes