alfonso infantes

EXPOSICIONES
31 imágenes en: EL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES

A Manuel Kayser

Siempre me ha gustado navegar en esos apasionantes mares que van de la figuración a la abstracción. Porque lo interesante no son los puertos, sino la travesía de uno a otro, que es donde surge la aventura, el encuentro o desencuentro, donde se desatan las olas de la fantasía, donde lo imprevisto y diferente viene a hacernos compañía, donde se pierden los equilibrios y nos sumergimos irremediablemente en el vértigo del ser o no ser emotivo, expresivo, creativo... Es, en definitiva, el espacio donde se producen las escaramuzas entre el mediocre guardián, el estéril y rutinario Ladón, dragón de las cien cabezas, y las ninfas hespérides, en su búsqueda constante de las manzanas doradas de la imaginación. Y en ese camino, muchos hemos aprendido de la mirada de Manolo Kayser, de sus bodegones y paisajes, de su forma de penetrar en la esencia de las cosas.

Alfonso Infantes

 

Desde ese justo instante

que tu sabia y equilibrada mirada

         me rozó

y quisiste envolverme

entre delicadas caricias

        me sentí

             atrapada

                      en infinitas libertades

             acunada

                       en reales y mágicos mundos

                                                 de esperanza

                                                              de futuro

y pude despertar de mi esencia

                                             marchita

                                             fatigada

                                             volátil

         un cálido amanecer perpetuo

y me encontré vestida con etéreas luces de seda

que sólo tú sabes procurarme

al tiempo que tejes

                   dulcemente

                        recorriéndome

                                casi susurrando

      esas suaves texturas que hoy, ya para siempre,

                                                  tapizan mis sentidos.

                    Recostada en tu hombro,

                    quiero vivir reposando.

Carmen Molina  

Copyright © 2017, alfonso infantes